Este sitio utiliza cookies para brindarte una mejor experiencia. Si sigues navegando, acepta el uso de cookies por parte nuestra OK

DÍA NACIONAL DEL SACRIFICIO DEL TRABAJO ITALIANO EN EL MUNDO

Fecha:

08/08/2021


DÍA NACIONAL DEL SACRIFICIO DEL TRABAJO ITALIANO EN EL MUNDO

CONMEMORACIÓN DEL 65° ANIVERSARIO DE LA TRAGEDIA DE MARCINELLE

MENSAJE DEL MINISTRO DI MAIO

(8 de agosto de 2021)

Queridos connacionales,

Este año se cumple el 65° aniversario de la tragedia minera de Marcinelle, en la que 262 mineros perdieron la vida el 8 de agosto de 1956, de los cuales 136 eran ciudadanos italianos. Durante veinte años, es decir, a partir de 2001, Italia ha elegido la fecha del 8 de agosto para conmemorar simbólicamente a todos los trabajadores italianos fallecidos en el ejercicio de su profesión, con motivo del "Día del Sacrificio del Trabajo Italiano en el Mundo ". 2021 también marca el 75° aniversario del acuerdo "hombres contra el carbón", firmado en 1946 entre la entonces recién nacida República Italiana y el Estado belga. Como recuerda el mismo nombre con el que ha pasado a la historia este acuerdo, con fuerte impacto, se trata de un acuerdo en virtud del cual Bélgica se comprometió a vender carbón a Italia a cambio de mano de obra italiana para ser empleada en las minas belgas, garantizando así la fuerza de trabajo necesaria. La misma fuerza laboral víctima de la tragedia que hoy conmemoramos.

El sacrificio de Marcinelle queda fuertemente grabado en la memoria colectiva de los pueblos italiano y belga, e incluso de toda Europa, considerando también las diferentes nacionalidades de las víctimas del accidente minero.

Quisiera expresar toda mi cercanía al pueblo belga, por la catástrofe natural de la inundación de los últimos días, que provocó 36 víctimas. Una tragedia diferente, pero aún un desastre inesperado, a la que Italia y otros países europeos han respondido con la asistencia de Protección Civil, y que nos lleva a reflexionar sobre las consecuencias de nuestro comportamiento para con el medio ambiente, la gran apuesta del futuro, así como la búsqueda de trabajo era el desafío del pueblo italiano salido de la Segunda Guerra Mundial.

El recuerdo de Marcinelle es tan sentido y actual porque representa el emblema de las conquistas sociales de los trabajadores italianos, así como de los de Europa y el mundo. La promoción de un trabajo justo, protegido y sostenible debe estar hoy más que nunca en el centro de nuestra respuesta a las graves consecuencias económicas y sociales provocadas por la pandemia del COVID-19, respuesta que brindan los distintos planes nacionales de recuperación adoptados sobre la base de fondos europeos, gracias al esfuerzo conjunto de los 27 Estados miembros que han decidido afrontar juntos la emergencia global.

Italia, miembro fundador tanto de la UE como de la Organización Internacional del Trabajo, tiene la intención de seguir promoviendo la seguridad y la salud de los trabajadores en los foros europeos e internacionales de los que forma parte, y en la prosecución de estos objetivos desea alcanzar el doble desafío de la revolución ecológica y digital del trabajo, en el centro de los proyectos “NextGenerationEU” y de nuestro Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia.

El sacrificio de aquellos que, en Italia y en el extranjero, en Marcinelle o en cualquier otro lugar del mundo, han perdido la vida en el ejercicio de su profesión o dedicados a actividades de voluntariado y apoyo, en todos los períodos históricos, y por tanto incluso y con más fuerza hoy, que estamos lidiando con los efectos de una devastadora pandemia, no habrá sido en vano si, precisamente en esta fase de recuperación, somos capaces de transformar nuestras economías y crear oportunidades y puestos de trabajo para una Italia y una Europa de la que queremos sentirnos verdaderamente implicados y orgullosos.

Desde siempre, el valor del trabajo ha sido exaltado por todos los italianos que han emigrado y continúan expatriados en busca de nuevas y mejores oportunidades: por eso, este altísimo valor constitucional merece ser celebrado todos los días por las instituciones italianas y europeas, a través del garantía de protección justa y de reconocimiento justo para todos, tanto a nivel económico como social y personal.

Es éste el sentido último del verdadero desarrollo: ser capaces de una visión de futuro que atesore los hechos del pasado y los interprete promoviendo la equidad, la justicia y la solidaridad.

En este día especial dedicado a quienes se han sacrificado en el trabajo, hasta el extremo costo de sus vidas, deseo dirigir mi más sincero saludo a todas las familias de las víctimas de Marcinelle, a las familias de todas las víctimas italianas caídas en el trabajo, a los seres queridos de aquellos que han honrado la imagen de Italia en el mundo con su compromiso y su sacrificio, y continúan haciéndolo todos los días: a todos ellos les extiendo mi profundo respeto, mi gratitud y un sentido genuino del compartir y de cercanía.


1104