Este sitio utiliza cookies para brindarte una mejor experiencia. Si sigues navegando, acepta el uso de cookies por parte nuestra OK

Historia

 

Historia

RESEÑA HISTORICA

    La Argentina – cuya población es prevalentemente de origen europea, italianos y españoles en su mayoría – fue proclamada República independiente desde 1810.

   
     Gracias a la inmensidad de su territorio y a la relevante producción agro zootécnica, durante varios decenios estuvo entre las naciones más prósperas del mundo, contando también con una tradición avanzada en América Latina en el ámbito de la instrucción y de la cultura. A mediados de los años Cincuenta asumió características políticas de compromiso social – el justicialismo del General Juan D. Perón – que transformaron profundamente los aspectos más significativos de la sociedad, ampliando notablemente el espectro de los derechos civiles y de la participación social, dando así vida al movimiento político que aún hoy tiene el mayor consenso popular (el peronismo).


     Después de una larga y tormentosa sucesión de golpes militares, concluidos con la última dictadura caracterizada por la lamentable cuestión de los “desaparecidos”, a partir de 1983, con el Gobierno radical del Presidente Raúl Alfonsín, se restableció finalmente el estado democrático y el pleno respeto de los derechos humanos.
 
    
Desde el punto de vista cultural, la Argentina tiene una tradición de excelencia. Allí nacieron varios Premios Nobel y en literatura cuenta con “glorias” universalmente reconocidas, como Jorge Luis Borges y Julio Cortazar, recientemente recordado en el centenario de su nacimiento.


     Importante también la tradición arquitectónica, que hace de Buenos Aires una de las más bellas ciudades del mundo.


SISTEMA INSTITUCIONAL

    
    La Argentina es un Estado federal compuesto por veintitrés provincias (se debe agregar el Distrito de la Capital Federal), con un gobierno central que recalca las características del presidencialismo a la americana. El Presidente, elegido por el pueblo con un mandato de cuatro años renovable una sola vez, elige los ministros y no necesita la aprobación de las dos Cámaras del Parlamento (denominado Congreso), que de este modo solo tiene la tarea de legislar. Las dos Cámaras pueden retirar la confianza a ministros en forma individual, pero nunca al gobierno en su totalidad. El Presidente no puede disolver las Cámaras.

    Cada provincia tiene una estructura autónoma de poder ejecutivo (Gobernador y gobierno provincial), legislativo (Congresos provinciales, mono o bicamerales) y judicial (Cortes de Primera Instancia, de Apelación y Corte Suprema).
   
    Las elecciones para la Cámara de Diputados, se desarrollan con método proporcional, con presentación de lista en cada uno de los veinticuatro colegios electorales (coincidentes con las veintitrés provincias más la Capital), sin voto de preferencia, con elección descendente desde el primero de la lista a los sucesivos candidatos. La Cámara, que se compone de 257 miembros, se renueva en un 50% cada dos años: el Senado (72 senadores) cambia un tercio de sus componentes con vencimiento bienal. Para este último son elegidos tres Senadores por cada provincia (dos para el grupo que obtiene más votos y uno para la primera minoría).

   
    El poder judicial está compuesto por dos sistemas diferentes: un sistema federal, que depende de la Corte Suprema de la Nación y que incluye además Cortes de Primer Grado y de Apelación, y 23 sistemas provinciales que comprenden ellos también Cortes de Primer Grado, de Apelación y una Corte Suprema por cada Provincia. La distribución de competencias entre el sistema federal y los sistemas provinciales está organizada ya sea por materia (corresponden por ej. a los jueces federales las causas relativas a las cuestiones constitucionales y a los tratados internacionales) como por su competencia personal (los jueces federales tratan las causas concernientes a funcionarios públicos). La Corte Suprema de la Nación tiene una competencia exclusiva y originaria en algunas materias, como también una competencia de última instancia en casos excepcionales.

 


85